Contacto  Directorio Intranet Sitios A-Z
Búsqueda

Oradores
Videos

INTERVENCIÓN DEL ING. JOSÉ MARÍA BERMÚDEZ MINUTTI, PRESIDENTE Y DIRECTOR GENERAL DE DOW REGIÓN NORTE DE AMÉRICA LATINA Y ORADOR INVITADO A LA SEXAGÉSIMA SÉPTIMA CEREMONIA DE GRADUACIÓN
UNIVERSIDAD DE LAS AMÉRICAS PUEBLA
11 DE JUNIO DE 2011


Doctor Luis Ernesto Derbez Bautista, Rector de la Universidad de las Américas Puebla,

Licenciado Luis Maldonado Venegas, Secretario de Educación Pública del Estado de Puebla y representante personal del señor Gobernador Rafael Moreno Valle,

Doctor Rodolfo Tuirán Gutiérrez, Subsecretario de Educación Superior de la Secretaría de Educación Pública del Gobierno Federal,

Vicerrectora, Decanos y Presidente del CEUDLAP

Buenos días a todos Ustedes:

Deseo agradecer al Rector de esta Universidad, Dr. Luis Ernesto  Derbez la amable invitación a participar en esta ceremonia y compartir algunas reflexiones para la Generación 2011 de graduados UDLAP. Es un gran honor estar con ustedes en este día que marca la culminación de una etapa en sus vidas y abre paso a una nueva. Es emocionante no sólo por tener la oportunidad de dirigirme a ustedes en el preludio de la nueva aventura que emprenderán, sino también porque esta Universidad fue mi hogar y un día hace algunos años atrás, yo estaba sentado en esta misma plaza aguardando el momento en el que recibiría mi título como Ingeniero Químico Industrial. Y qué decir también  de  sus familiares y amigos aquí presentes,  piezas clave para que estemos hoy, en este día maravilloso, compartiendo logros y experiencias.

Si alguien me hubiera dicho que 22 años después de graduado, tendría la oportunidad de estar aquí, en una posición de liderazgo dentro de  una empresa como The Dow Chemical Company, estableciendo una agenda de crecimiento y apoyo con mi Universidad en varios frentes; y que un día sería invitado a ser el padrino de generación - y hablar ante todos ustedes, 6000 personas,  en presencia de mi familia, por cierto mi esposa orgullosamente ex alumna UDLAP también- es probable que  no lo hubiera ni siquiera considerado  y quizás no porque no me creyera capaz de hacerlo, porque estoy seguro que si una habilidad nos llevamos los graduados de esta institución es la capacidad de soñar y perseguir nuestros sueños, si no porque era una visión demasiado buena para ser verdad… y no obstante, aquí estamos. Hoy encuentro que hacer este ejercicio de visualización sobre el futuro puede ser muy útil, es por ello que hoy quiero hacerles una invitación muy especial: por los siguientes 15 minutos se permitan soñar y visualizar el futuro que desean en sus vidas. Deseo que mi experiencia y comentarios les permita explorar más allá de lo que hasta el momento se han establecido ustedes mismos como frontera; y claro está, deseo invitarlos a que las compartan con las generaciones futuras cuando estén parados en este podio años adelante.

Y para ayudarlos a explorar ese abanico de opciones que tendrán a su alcance,   quiero compartir con ustedes algunas reflexiones sobre tres dimensiones que en mi particular experiencia  han sido determinantes en mi vida profesional y de las organizaciones en que he tenido oportunidad de pertenecer: en primera instancia exploraremos  la capacidad de adaptación y la de transformación que todos tenemos; hablaremos inevitablemente sobre liderazgo y el rol de conectividad y colaboración que este conlleva; y por último nuestra responsabilidad hacia la consolidación de un mundo más sustentable. Suena un poco complicado, ¿cierto?  En realidad no lo es tanto.

Empezaré esta jornada con una frase de Sir Winston Churchill: “Tú creas tu propio universo conforme vas caminando”. Esta frase supone en primer lugar que cada uno de nosotros ve el universo de una forma particular y en esa medida, éste puede ser tan cambiante como seamos capaces cada uno de nosotros para crearlo. En este sentido, esta frase nos otorga a cada uno de nosotros el poder de generar cambios, y de construir la realidad que vivimos.

En Dow, por ejemplo, creemos en la capacidad del ser humano para transformar la realidad y a eso lo hemos llamado elegantemente,  “El Poder del Elemento Humano”. Sí, para una empresa química y un Ingeniero Químico es difícil no relacionar todo lo que acontece en este mundo con la tabla periódica de elementos. El elemento humano, que no está listado en la tabla periódica, es el catalizador único e insustituible para hacer que los demás elementos tengan sentido y que la vida sea posible en la forma como la conocemos; es la fuente de innovación que establecerá la forma en la que viviremos en el futuro. Ya elaboraremos más sobre este tema cuando toquemos el tema de sustentabilidad; mientras tanto, ¡tomemos la acción de tener nuestra tabla periódica a la mano!

Cuando vemos el poder del Elemento Humano en acción, es cuando se generan grandes transformaciones en la sociedad. Sin embargo; no ejercemos con suficiente frecuencia nuestra propia capacidad para generar transformaciones positivas en el mundo. Es más frecuente escuchar a las personas quejándose de todo lo que no pueden hacer o que consideran que está mal. Incluso, hay comunidades en donde la autoestima colectiva e individual es tan baja que la gente se resigna y ni siquiera se atreven a pensar que las cosas pudieran ser diferentes.

¡Estarán de acuerdo conmigo que eso es Inaceptable! Negar la capacidad creadora del ser humano es negar una parte central de nuestra esencia. Nuestro simple hecho de existir ya modifica de alguna manera nuestro entorno; más aún en pleno siglo XXI  en donde la única constante es el cambio. A Ustedes les toca salir a un mundo muy distinto del que me tocó a mí hace 22 años, en esa época la capacidad de adaptación era  una de las habilidades más valoradas en el ambiente laboral y en su vida personal. No obstante; hoy lo crítico es y será aún más su capacidad para transformar su función-departamento-empresa-comunidad-mundo que los rodea y de ello dependerá lo que evaluemos como éxito o no.

Para ello es necesario conocerse a ustedes mismos y aprender a conocer a los demás y hacer de esto un ejercicio continuo ya que a medida que van ganando experiencia en la vida, ustedes tendrán que reconocerse y reinventarse a ustedes mismos. Abran sus ojos para identificar lo que les gusta o les disgusta, abran su mente a nuevas ideas, filosofías, culturas, idiomas, abran su mundo ya que la diversidad enriquece. Y es que finalmente las oportunidades para crear y transformarse se dan en pequeños espacios y ventanas, – yo jamás hubiera pensado, por ejemplo, la riqueza y experiencia que me daría el haber aceptado migrar a la función de Recursos Humanos a temprana edad en mi carrera cuando tenía claro como buen Ingeniero Químico lo mucho que me gustaba el área de Operaciones y Tecnología - los 8 años que pasé en esta función marcaron un balance en mi manera de ver la empresa y los negocios, entender la organización y como influenciarla, experiencia  que hasta ahora me sigue dando frutos en las carrera corporativa que he escogido. Riesgo en esa decisión? Seguro….el retorno fue inmensamente superior.

Tan valioso es y será en su vida y carrera lo que saben y han aprendido como su agilidad para seguir aprendiendo; con el ritmo vertiginoso en que la innovación está cambiando industrias enteras, países enteros, esta es nuestra única opción para mantenernos vigentes, competitivos y exitosos.

Y parte de ese compromiso y esfuerzo radica en ser líderes; y ¿esto qué significa? Podría dar muchas definiciones distintas sobre liderazgo pero prefiero contarles una fábula que me parece que ilustra muy bien las características que quiero destacar: “Había una vez, hace cientos de años, en una ciudad de Oriente, un hombre que una noche caminaba por las oscuras calles llevando una lámpara de aceite encendida. La ciudad era muy oscura en las noches sin luna como aquella. En determinado momento, se encuentra con un amigo. El amigo lo mira y de pronto lo reconoce. Se da cuenta de que es Juno, el ciego del pueblo. Entonces, le dice: - ¿Qué haces Juno con una lámpara en la mano? Si tú no ves...

Entonces, Juno respondió: Yo no llevo la lámpara para ver mi camino. Yo conozco la oscuridad de las calles de memoria. Llevo la luz para que otros encuentren su camino cuando me vean a mi...” 

La esencia de un líder reside en la calidad de sus seguidores. El mundo de hoy y nuestro país en particular, necesita líderes que inspiren, que comprometan, pero sobretodo que ayuden a sacar lo mejor de los demás para trabajar en una causa común con inteligencia, con pasión, ambas dimensiones son críticas. Necesitamos líderes que sepan construir puentes, puentes que conecten a las personas, líderes que sepan y sean capaces de convocar y de colaborar con base en el respeto y la diversidad.  Necesitamos líderes auténticos, no porque sean diferentes y sepan llamar la atención, sino auténticos porque son congruentes y porque viven con pasión sus ideales. Esta es la aspiración de empresas como la que represento y estoy seguro de muchas más. Esto es lo que buscamos en los profesionales y gente que trabajan con nosotros, porque esos son los hombres y mujeres que marcarán la diferencia y nos ayudarán a alcanzar nuestra misión y visión de largo plazo.

Nada de lo anterior tendría sentido si no existe un propósito claro y uno lo adopta, lo abraza. Cuando esto sucede, se siente de inmediato la pasión de la gente, se  ve la inteligencia emocional subir a niveles abrumadoramente positivos y se crea un entorno en donde todo es posible. Nuestro mayor reto en las empresas no es evaluar la cantidad de conocimiento o de experiencia que tienen – y cabe destacar que viniendo de la UDLAP eso se da por sentado - si no que el reto radica en estimar lo que son capaces de hacer con su mente y corazón al unísono, la capacidad de generar una visión y causa común,  de conectar gente y recursos, de establecer redes poderosas de conocimiento dentro y fuera de las organizaciones, de crear y transformar; y además, cuando una persona logra dominar estas habilidades, no puede existir un rol más gratificante y divertido: ¡es la fórmula perfecta!

La tercera dimensión de este viaje de reflexión, está relacionada con el entorno en que vivimos y como nunca podremos actuar o pretender actuar como si el mundo terminara dentro de las paredes de una oficina o planta, o de la institución a la que se unirán una vez graduados. La Sustentabilidad, definida como el arte de satisfacer las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer la habilidad de hacerlo con las generaciones futuras, es el lente con el que miramos el mundo y tomamos decisiones. 

El compromiso con la Ética, Seguridad, Salud, Medio ambiente así como con la responsabilidad social son competencias clave en cualquier líder de hoy y más aún, del futuro; y para efectos prácticos, de cualquier ser humano que se considere completo.

Empresas, gobierno, ONG’s y sociedad en general requieren nuevas formas de colaboración y requieren agilizar su capacidad de adaptación también. La nueva dinámica y necesidades de nuestro planeta y sociedades están evolucionando rápidamente y requieren un fuerte y honesto compromiso. En realidad no importa mucho qué carrera estudiaron, qué tanto saben o qué les gustaría hacer en el futuro si este gen de sustentabilidad no está plenamente insertado en nuestro DNA. Y solo hay una manera de hacerlo: Intentando, practicando, aprendiendo.

Retomo como ejemplo una comentario que el Sr. Andrew Liveris, CEO de Dow, ha mencionado en varios foros de líderes globales - incluyendo la COP 16 en Cancún el año pasado- que el documento más importante que todo mundo debería tener en el buró de su recámara es……: nuestra tabla periódica de los elementos claro esta! ya que en el balance de uso y abuso ( C, H, O, N ) de cada uno de los elementos ahí contenidos está la respuesta al por qué de los retos globales y dilemas de la sustentabilidad que hoy enfrentamos como la alimentación, la salud, energía, transporte, por nombrar algunos. Y es aquí en donde la capacidad de Innovación del Elemento Humano, definirá las respuestas y soluciones ante estos retos. 

¿Cómo desarrollar esta dimensión? Participando. En el área de responsabilidad social puedo comentarles que mi experiencia como Presidente del Patronato de Fondo Unido Mexico (United Way) ha sido una de las experiencias más gratificantes que he vivido: porque? el poder de dar y regresar algo de lo mucho que te ha dado la comunidad, escuela y sociedad es simplemente incomparable contra cualquier éxito profesional que pueda haber logrado. Soy otro ser humano, otro profesional, otro hombre de negocios al haber desarrollado esta dimensión de mi persona: Implica tiempo, sacrificio….sí… ¡pero realmente vale la pena!

Mi intención no era ni es darles una receta mágica del éxito ni una lista de verificación a seguir para lograr sus objetivos en la vida. Solo quise invitarlos a reflexionar sobre aquellos factores y ventanas de oportunidad que se les estarán presentando día a día a partir de hoy que cruzarán las puertas de esta universidad con título en mano. No desperdicien ni menosprecien ninguna de ellas; estén alertas para identificar las oportunidades y tomarlas. Son diversas, vienen en paquetes, colores y formas que nunca habían visto o siquiera considerado. El resto lo irán creando ustedes mismos!

Muchas felicidades nuevamente a todos los graduados, sus familiares y amigos aquí presentes. Les deseo lo mejor y cuenten conmigo, y estoy seguro con la valiosa comunidad de ex alumnos de la Universidad de las Américas Puebla para iniciar esta nueva aventura

Un abrazo y hasta pronto.