Graduación 73 - Universidad de las Américas Puebla (UDLAP)

Discurso del Rector

Discurso pronunciado durante la 73ª Ceremonia de Graduación UDLAP
Dr. Luis Ernesto Derbez Bautista
10 de junio de 2017

¡Bienvenidos a la Septuagésima Tercera Ceremonia de Graduación de la Universidad de las Américas Puebla!  Como todos los años, inicio este mensaje felicitando a las familias que hoy nos acompañan.  Gocen de esta fecha al lado de sus queridos graduandos cada uno de ustedes ha sido factor para el éxito de ellos. A partir de hoy, todas y cada una de las familias aquí representadas son ¡orgullosamente UDLAP!

Quiero también reconocer a nuestra facultad. Declaro sin tapujos que el mayor orgullo de mi vida profesional es haber sido aceptado como miembro de ella. Una facultad cuya calidad, capacidad y profesionalismo es inigualada entre las instituciones de educación superior mexicanas. Los 1606 egresados que hoy entrega nuestra universidad a la sociedad, representan no solo un número que establece un récord para nuestra institución, sino un grupo de nuevos profesionales quienes, gracias al rigor científico, calidad académica y vocación, han sido transformados de brillantes jóvenes que ingresaron a nuestra institución en profesionales excelentes que hoy entregamos a México. No les quepa duda que esta nueva generación que hoy se gradúa, será factor positivo en el cambio de nuestra nación, gracias a la combinación de calidad profesional y valores que permitirán reforzar la justicia social y defensa de la democracia en México. Por ello, pido a todos los aquí presentes que me acompañen en celebrar su trabajo transformador con un caluroso aplauso de agradecimiento.

Queridos egresados: al dejar nuestra universidad lo hacen en una época en la que el mundo enfrenta grandes problemas que parecen rebasar la capacidad de sus habitantes para resolverlos. La creciente violencia e inseguridad que enfrentamos nos hacen dudar del futuro que nos espera. La respuesta que las autoridades han dado deja mucho que desear y ha creado la sensación entre nosotros que estos problemas son insolubles. No es así. Basta revisar lo acontecido en el siglo XX para tener claridad que la complejidad y tamaño de los problemas que hoy enfrentamos no es mayor a la enfrentada previamente por la humanidad. Así como los habitantes del siglo XX lograron superar los problemas que enfrentaron, así nosotros superaremos con éxito a los que hoy tenemos enfrente.

Siguiendo al filósofo austriaco Karl Popper, el reto para los mexicanos es definir ese marco institucional bajo el cual la democracia que impere en México no sea una en la cual se imponga la voluntad de las mayorías sobre las minorías, sino una en la que la voluntad de la mayoría respete los derechos de las minorías. El propósito de esta democracia deberá ser preservar la soberanía de nuestro país, creando las condiciones para que exista libertad y equidad para toda la población.

Como egresados de esta universidad les corresponde responder a este reto. Su imaginación, su iniciativa y, sobre todo, su indignación ante la falta de soluciones proporcionadas por quienes hoy nos gobiernan, deben ser los factores gracias a los cuales transformemos a México en esa verdadera sociedad democrática en la que no solo una minoría goce de las libertades y riqueza que deben ser derecho de todos.


No tengo duda que ustedes responderán exitosamente a este reto y que, a partir de hoy, con su diario actuar forjarán un México que será no solo un país exitoso, sino un país en el que los valores de la pluralidad, tolerancia, transparencia, justicia social y democracia imperen.

Por ello al iniciar esta nueva etapa de sus vidas les pido que lo hagan aceptando como norma de vida las siguientes acciones que todos los mexicanos deberíamos seguir:

  1. Forjar diariamente un país en el cual todos los ciudadanos tengan el mismo trato bajo la ley, sin importar su origen social, su religión, su nacionalidad o su preferencia sexual. Un país en el cual la ley sea pareja para todos.
  2. Trabajar teniendo como objetivo innovar y ser eficiente en el uso de los recursos que se les entreguen. Al hacerlo, contribuirán a crear un país que sea líder y no seguidor.
  3. Proteger nuestro planeta impulsando el uso del desarrollo científico y tecnológico para el bienestar de la humanidad y no abusando de estos avances para satisfacer egoístamente nuestro bienestar, sin importar la degradación ecológica que este uso produzca.
  4. Recordar cada instante que se nos juzgará no por lo que decimos, sino por lo que hacemos. Que el éxito en la vida no se mide por los bienes que poseemos, sino por el bien que hacemos a nuestros semejantes. 
  5. Preferir el fracaso a la inacción. No intentar lograr el éxito por temor a fracasar es en sí el mayor fracaso posible; no solo no obtendremos el éxito, perderemos el beneficio derivado del aprendizaje de lo que se intentó.

Si todos los mexicanos aplicamos estos principios, podremos llegar al final de nuestras vidas con la convicción de que al revisar nuestra trayectoria responderemos ¡He forjado un México mejor! Viéndoles desde esta tribuna puedo decir confiadamente que ustedes, quienes forman nuestra Generación 2017, responderán así.

¿Qué sigue para ustedes?

Sigue una vida maravillosa. Sigue una vida en la cual van a poder realizarse, sigue una vida en la cual lo que aprendieron como estudiantes lo pondrán en práctica como profesionistas. Sigue una vida en la que deberán combinar lo que les dio su universidad, con lo que deben dar a su país. Sigue una vida en la cual la diversión es importante, pero también lo es la obligación de responder a México como ciudadano.

Les deseo que su vida sea larga y próspera y que la felicidad les acompañe siempre en compañía de todos sus seres queridos.

Derechos Reservados © 2017. Universidad de las Américas Puebla. Sta. Catarina Mártir. Cholula, Puebla. C.P. 72810. México
Conmutador: +52 (222) 229 20 00. Lada sin costo: 01 800 22 77 400 | Admisiones: informes.nuevoingreso@udlap.mx +52 (222) 229 2000 extensión 2112 Aviso de privacidad